¿Cómo hago para evitar el rebote?

¿Cómo hago para evitar el rebote?

Es una situación común. Cuándo logras bajar de peso, existe la posibilidad de que recuperes los kilos o tallas perdidas e incluso que aumentes. Te daremos algunos tips para prevenirlo.

La razón: La primera causa del rebote es la dieta. Así cómo lo lees. Cuando una persona se somete a una dieta, sobretodo si es muy rigurosa, o muy por debajo de la cantidad de calorías que necesita ingerir diariamente viene una descompensación.

El peso es una cuestión de matemáticas: debemos ingerir la cantidad de calorías necesarias de acuerdo a la energía que necesitamos para realizar nuestras actividades diarias. Si consumimos muchas calorías debemos aumentar la actividad (haciendo ejercicio) para quemarlas. Cuando no comemos lo suficiente y tenemos mucha actividad, el cuerpo se puede descompensar y comienza a consumir de las reservas calóricas y así baja de peso.

Pero en el momento en qué abandonamos la dieta y volvemos a comer lo habitual o lo que el cuerpo nos pide, entonces subimos de peso.

La solución: Es muy sencilla. Si quieres bajar de peso, come saludablemente. Te lo explico. Cuando comes activas tu metabolismo, lo aceleras, pues trabaja para procesar lo que le estás dando. Una dieta balanceada usualmente incluye un desayuno equilibrado, una comida organizada y una pequeña cena. Por lo tanto, tu metabolismo se activa desde la mañana, trabaja todo el día quemando calorías y en la noche recibe una pequeña ingesta final. Si le aumentas dosis continuas de ejercicio lograrás bajar y mantener tu peso sin mayores complicaciones, durante toda la vida. Sin sacrificios, sin químicos o pastillas, sin pasar hambre o descompensar tu cuerpo.

Los riegos del rebote: al subir y bajar de peso de manera descontrolada te arriesgas a lesionar tu metabolismo de manera irreparable, a contraer enfermedades crónico degenerativas, diabetes, hipertensión, problemas cardíacos. Tu piel se estira o se contrae ante el aumento de peso, o trata de balancear la cantidad de grasa o agua, y si tu dieta es drástica puede que no tengas nutrientes necesarios para evitar los daños: estrías, celulitis, acné facial y corporal, venas marcadas, etc.

Así que estéticamente y por salud, debes prevenir el rebote. Aquí los 5 puntos elementales, infalibles y saludables:

  1. Una dieta equilibrada, que comas de todo (todos los tipos de alimentos disponibles, o por lo menos un representante de cada grupo) pero nada en exceso.
  2. Evita las dietas drásticas, muy bajas en calorías o que te remiten a un solo tipo de alimentos. Es mejor si pides a un experto una dieta personalizada a la cantidad de calorías y actividad que realizas.
  3. Haz ejercicio constante. Grandes beneficios: mejora la apariencia de la piel, regula el metabolismo, reduce los síntomas premenstruales, estimula la segregación de hormonas que te hacen sentirte más atractiva, feliz y tranquila. Además, bajas de peso, tonificas la piel, limpias tu cuerpo y aumentas el autoestima. Todo con 30 minutos 3 veces a la semana.
  4. Agua, 2 litros diarios en promedio. Toma mucha agua sin condimentos, sin endulcorantes, sin colorantes. Solo agua. Es la mejor forma de eliminar toxinas, de disminuir el hambre (genera una sensación de lleno), de reducir la ingesta calórica, de mejorar la apariencia de la piel, hasta de mejorar el aliento o reducir caries; es un buen aliado para dejar de fumar, ayuda a eliminar elementos del cuerpo, hidrata y estimula tu organismo.
  5. Evita saltarte comidas. El desayuno debe ser una regla general en tu alimentación. La comida es necesaria pues a la mitad del día necesitas recargar baterías. Y la cena debe ser ligera para que ti cuerpo pueda descansar y recuperarse completamente.

Si comes balanceadamente, evitas los atracones porqué no te da hambre excesiva; al hacer ejercicio eliminas la ansiedad y reduces la necesidad de comer; y al tomar agua, hidratas y limpias tu cuerpo y resaltas lo mejor en tí.

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *